“Yo sí sé”… ¡qué va!

Anoche viajaba por la autopista del norte en Puerto Rico, desde Hatillo (donde viven mis padres), hasta Guaynabo (donde vivo). En la mayoría del trayecto la velocidad máxima es 65 millas. El carril derecho es el principal. El izquierdo, se supone, solo se usa para pasar. Pero yo soy la única que sabe eso, porque nadie más usa los carriles como dicen los letreros. Me parece que los conductores no saben leer o son rebeldes. ¡Y yo furiosa todo el viaje porque no seguían las reglas!

“Se supone”, “deberían”, palabras abusadas que denotan lo que a mí me gustaría que otros hicieran. Es un espacio doloroso donde pretendo que los demás hagan lo que yo entiendo que es lo mejor. Porque yo sé lo que es mejor para todos… Esos pensamientos vienen rápidos, como primer impulso. Cuando indago, me pregunto y me contesto, comprendo que ocurren más a menudo de lo que creo. Al interrumpirlos es como meditar, permito que sigan su curso sin involucrarme sentimentalmente con ellos.

La realidad es que hay dos carriles en la autopista y ambos pueden usarse. Lo importante es que yo me ocupe de conducir de la mejor manera para no afectarme ni dañar a otros. Soltar los pensamientos de control me hace estar presente al conducir y ocuparme de lo que me toca sin desear vivirles la vida a otros. Además, cuando me encargo de mí apoyo a quienes están a mi alrededor y eso es parte de vivir en este planeta de muchos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s