Dos elementos esenciales para una escucha activa

Llevo varias semanas preparándome para dar una charla sobre el poder de la escucha activa. He encontrado libros, situaciones y personas que han abonado a mis experiencias y me han mostrado la importancia de escuchar. Estoy convencida que los elementos esenciales de una escucha activa son el silencio y la atención dedicada.  

En una cena entre amigos hace unos días, un artista compartía historias de escultor. Detalladas, íntimas. Una de las personas del grupo interrumpía, sin respetar la historia del artista. La interrupción era constante y llamativa. Parecía gritar “Atiéndeme. A mí. Ahora”, sin decirlo. Yo solo miraba al que relataba, pero me mortificaban las interrupciones de su amiga. Impedían el flow del cuento. La ignoré, pero el daño estaba hecho. Jamás me enteré de la conclusión de la historia.

Días más tarde, en una tienda de ventas al por mayor, tuve que resolver un asunto de membresía y la empleada que me atendió me contó la historia de la muerte de su madre. Sin conocerme. Solo porque conecté con ella y me interesé por lo que decía. “Nunca hablo de esto, con nadie” – comentó sorprendida.

El silencio requiere de espacio, control y soltura. El silencio requiere paciencia para callar la boca y acallar la mente – lo más que se pueda. El silencio es creación, es aceptación, es reconocimiento.

La atención requiere reconocerte, aceptarte. La atención requiere soltar el control de tus opiniones y del deseo de querer sobresalir. La atención dedicada es soltar la necesidad de obtener aprobación externa.

Se parecen, pero no son iguales. El silencio es externo: mientras la otra parte habla yo guardo silencio y creo espacio para escucharla. La atención dedicada es interna: observo desde mi corazón a esa persona que comunica y conecto desde mis adentros con sus palabras y mis reacciones a ellas.

El ejercicio de la semana será guardar silencio y atender a aquellas personas con las que converse. Te invito a probar. Puede ser que haya personas que se quejen de que sus parejas no les atienden, pero de ti no se quejarán.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s