Compararme sin flagelarme

¿Y qué pasa cuando sufro de autocomparacionitis? Quizás esa es la única manera efectiva de comparar humanos: compararme con la Marinés del pasado a ver cómo he cambiado y qué puedo transformar en mi futuro. Quizás puedo imaginar una Marinés evolucionada de una manera distinta a la actual y llamarla para que se ubique en mi presente, como uno de los tantos ejercicios que he descubierto en mis lecturas.

Si es para vejarme y encontrarme peor ahora de lo que estuve en el pasado ¡NO! El pasado ya pasó, es utilizable en función de lo aprendido y de lo que deseo transformar. Pero no para autoflagelarme. El futuro tampoco.

Utilicemos correctamente nuestro pasado y futuro: para destilar enseñanzas funcionales en el presente. Dejar las culpas y remordimientos. Construir una nueva percepción. Despertar a un nuevo espacio de creación. Y contribuir a que otros despierten.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s