Hay magia en confesarnos y pedir ayuda

No me gusta decir que soy abogada, porque una vez lo digo el oyente me hace alguna consulta. A veces se me zafa y me pasó recientemente. Como era de esperar me hicieron una consulta, esta vez sobre desahucio y viviendas. Le expliqué a la persona que mi experiencia no era en eso, pero no impedí que me preguntara. Ella se sintió aliviada de confiar en alguien y yo me quedé con la información dando vueltas en mi cerebro.

Por varios días, yo fui la de las consultas. Compartí la pregunta a varias amigas y compañeros de trabajo y pude recopilar cierta información que consideré ventajosa y llamé a la cliente – que no lo era por pago sino por responsabilidad. Tuvimos una buena conversación, aprendí más detalles del caso y ella se sintió satisfecha de tener pasos para dar. No obtuvimos una respuesta clara a lo que debemos hacer, pero ella tiene una mejor idea de cómo actuar y yo sigo en la búsqueda de soluciones que la puedan apoyar.

Estamos en este mundo para vivir con otras personas aunque pensemos que es mejor estar solos. Bueno, a veces pienso que es mejor estar sola. Pero 7 billones de personas es más que una. Apoyarnos es parte del libreto invisible que nos acompaña. Y si existiéramos para estar solos viviríamos en un planeta de uno como en El principito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s