Mañana no existe

Anoche me acosté con el tema perfecto para escribir hoy. Mi mente me dijo “¡escribe!”. Yo le contesté “me acordaré mañana”. Llevo una hora frente a la pantalla en blanco y no recuerdo qué fue lo que me llegó anoche. Así he escrito mis mejores novelas, cuentos y discursos; solo que no las he bajado al papel.

¿Cuántas cosas he dejado para mañana? Incontables. Siempre mañana es mejor para la mente que procrastina. Aunque a veces hay cosas que pueden dejarse para después, reasignar todo para mañana es un inconveniente. Ese compromiso con mañana no hace el ahora. Es como vivir en un lugar que no existe.

Postergar una conversación difícil puede hacerla más complicada, pero si los ánimos están caldeados y los insultos son más numerosos que la lógica es válido posponer. Tampoco es productivo estar horas ante un problema, sin encontrar solución; soltarlo y retomarlo después muchas veces ayuda a resolver. Cuando tengo más tiempo, siempre espero al otro día para corregir mis escritos. La perspectiva desde el descanso o el olvido, me hace ver los pequeños errores cometidos (a veces no, pero la mayoría del tiempo sí). En fin, hay veces que es mejor posponer. Pero en cuanto a crear nuevas maneras de pensar o escribir día a día o llamar a una persona amada antes de que sea muy tarde – no funciona. Es mejor ser oportuna, escribir en el momento, llamar, actuar antes y no después

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s