Lo ordinario es nuevo (y extraordinario)

El temer a la página en blanco es una excusa, lo sé, pero en este momento me provoca malestar en el cuerpo. El estómago tenso, el corazón acelerado y hasta las rodillas resentidas. Los hombros, brazos y manos me duelen. Quizás es que el cuerpo siente los años – ni que fueran tantos. Sentir mi cuerpo me retiene en el momento presente. Me llama a hacerle caso, a observarlo. Siento unas partes friolentas y otras acaloradas.

Ahora sin luz en casa, utilizo más el cuerpo. Escucho pájaros cercanos y lejanos. Mi vista se agudiza ante el claroscuro. El olor de la lluvia me perturba desde anoche. Observo el entorno.

Los procesos cotidianos los realizamos todo el tiempo, por salir del paso o como un pensamiento breve. Pero vistos desde la atención pueden llevarnos a fortalecer nuestras habilidades o nuestro espíritu. Nos ayudan a comprender que si podemos con esos procesos, podremos con otros. Desde lo pequeño hasta lo grande.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s