La maternidad no es lo más creativo

Decidí hacer algo creativo todos los días. Hace años lo hice y tengo un hijo de 26 y una hija de 23. Por mucho tiempo sentí que ellos serían lo único y más creativo de mi vida. Me conformé con amarlos, educarlos y protegerlos. Eso era suficiente para considerarme creativa.

Hasta que no.

Toda actividad puede ser considerada creativa. Una conversación difícil que no lleve a ningún lugar, por ejemplo, puede girar con un cambio de percepción. Un cambio en la manera de pensar requiere pensamientos originales que provoquen nuevas formas de conversar.

La creatividad es un proceso que se beneficia del libre albedrío y no de lo que se supone que hagamos para fortalecer un matrimonio o porque eso es lo que biológicamente manda el cuerpo. Pero si es decidido con el libre poder de selección, todo está incluido.

Mis hijos son adultos y caminan en el mundo de maneras creativas que yo no puedo controlar (y a veces tampoco aceptar). Pero cada cual es dueño de su hacer y me toca a mí encargarme de lo mío.

Comprendí que la creatividad es un proceso que fortalece y debilita en igual medida, lo nuevo transforma lo pasado y la vida quizás se equilibra. Si no, siempre puedo buscar nuevas formas ser más creativa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s