Todos somos inventores

Un día sencillo, con clientes y vista al mar. Me cuestioné “¿cuál es mi propósito?”. Al final determiné que el que me dé la gana. Vivir, a cabalidad y todo lo que se me presente. Amar, incondicionalmente, aunque no lo sienta por todo lo que se me presente. Aprender, lo que con curiosidad averigüe. Llorar, por lo añorado. Sentir, los sentimientos que se aniden. Dejar ir, aquello que ya se sale de mi espacio.

Mi invitación es a que descubras qué vibra para ti. Sin estancamiento, con experimentación. Parada en el precipicio del ahora. Dejar el propósito para mañana es un mal consejo. Es ahora en el proceso que lo descubrirás, en el hacer, en el imaginar. Si crees no tener un propósito, inventa uno.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s