Desnudar el cuerpo libera el alma

Mi hija Sofía estudia en una escuela de arte muy reconocida en Puerto Rico. Tiene un talento glorioso y para mí ha sido una aventura formidable ver cómo ella ha desarrollado sus habilidades desde bebé. Sí, desde bebé, porque nació artista. Cada año es mejor, aprende más y robustece su destreza.

Una de las clases que tiene este semestre es fotografía. La asignación de la semana pasada fue llevar fotos de alguien posando desnuda. Sofi pensó hacer un autorretrato, pero yo me ofrecí de voluntaria. Mi razonamiento: puedo dejar que me tomen fotos como Dios me trajo al mundo pues mi cuerpo está en sus postrimerías. Chichos abrazantes, pechos deslumbrantes y muslos aglomerantes. Resolví que todo, en decadencia, podía ser fotografiado para la posteridad sin pena ni vergüenza.

Llegó el día, Sofía me dirigió y me aconsejó al tomar las fotos. Yo acomplejada con mis curvas, ella tan honesta: Mami, ¡te ves bien! Me dejé de quejar. Sacó varias fotos de cada pose, que eran seis. Ella se reía cada vez que yo ponía cara.

Por la tarde del día en que entregó la tarea, le pregunté que cómo le había ido en la clase. Bien. ¿Llevaste las fotos? . ¿En la cámara? No, impresas. ¿Solo el profesor las vio? No, toda la clase. ¿Y qué hicieron? Discutimos lo que se pudo haber hecho mejor. ¿Y dónde las imprimiste? En un sitio cerca de la escuela. Ah y dejé el USB en el sitio; tengo que buscarlo mañana.

Y en ese momento mi corazón cayó como guanábana y se reventó en el piso. Yo como un espíritu en pena, murmuré: ¿Dónde lo dejaste? En el sitio, mamá. ¿Sabes que ya las fotos están virales? (todavía con mi tono de alma en pena). No, nena; mañana buscamos el USB. Sofi, las fotos ya están en las redes. Mamá, ellos no van a hacer nada con eso.

Definitivamente la expectativa que me rondaba la cabeza no era similar a la realidad que se desdobló ante mí. Yo esperaba que Sofía tomaría las fotos, las discutiría en clase y ese sería el fin de la historia creada en mi interior. Cuando me dijo que había dejado abandonado el dispositivo de almacenaje (USB) donde las guardó para llevarlas a imprimir, la realidad se volvió distinta a la historia sencilla y artística que me había inventado. Y me puse a evaluar las actitudes que me llevan a pensar que “las cosas deben ser así y que no serán de ninguna otra manera”.

¿Cuántas veces la realidad no concuerda con lo que invento en mi mente?

¿Cuántas veces las personas actúan de una manera distinta al libreto que escribí en mi cabeza?

¿Cuántas veces presumo que la realidad se desplegará como la tengo diseñada en el disco duro de mi frente?

Tantas veces tengo expectativas de que la gente actúe como quiero, de que la vida sea como digo, de que las situaciones se den como las imagino. El resultado de esas expectativas es que vivo una historia en mi cabeza que no concuerda con lo que está pasando ante mí en mi vida personal ni en mi vida profesional. Observo con mi cuento y no con una mente curiosa que desea abrirse a la maravilla de lo que se revele ante sí.

Te invito a salirte de las expectativas y de los cuentos que no son más que quimeras que te inventas para evadir la realidad. Te invito a vivir el momento presente, a actuar en tiempo real y derrumbar las historias que detienen tu vivir. Si tienes dudas de cómo hacerlo, deja de pensar. Siente y actúa; ama el momento presente y libérate del cuento. Al final, todas las expectativas son ilusiones que pesan hasta en el cuerpo. Al liberarlas rescatarás el espacio que ocupan en tu alma.

El espacio de mi alma ya luce un poco más abierto y luminoso.

 

One thought on “Desnudar el cuerpo libera el alma

  1. And the USB?
    The answer to all the questions you posted is “all of the times”
    I have to be honest, this was a bit suspensful, then funny, then, oh no! Sofi forgot the USB at the print shop. Something my kids would totally do. Then I thought, well, Mari sacrificed herself for Sofi without even knowing it. It would be Sofi’s photos gone viral!!
    You are one brave woman Mari, I don’t think I could help anyone with a project like this. But, since you are an inspiration, who knows? I’ll make sure to keep the USB and then destroy it, Ha!
    Thank you again for sharing. Love you!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s