Una enfermedad para sanar

En el 2012 me diagnosticaron cáncer de tiroides y me tuvieron que extirpar ese pequeño órgano que parece mariposa. Pequeño pero poderoso, porque ayuda en las regulaciones del sistema endocrino. Desde entonces me acompaña lo que llaman la neblina cerebral o brain fog como se diría en buen castellano.

Gracias a actividades de autocuidado he manejado esas nubes. Una de las que más me apoya es la meditación. Y no a lo loco, pero con un objetivo para que sea más llevadera y efectiva. Al inicio programo mi intención y luego al final agradezco el tiempo invertido en mi cuidado.

¿Cuántas veces interrumpes tu vida – ocupada o no – para meditar? Muchos dicen que no pueden, pero es una herramienta para simplemente estar, observar y dejar ir. Muchos minutos es bueno, pero pocos también. Lo importante es comenzar a dejar de vivir aburridamente…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s