Amistades en los bolsillos

Un amigo es la mano que despeina tristezas.           -Gustavo Gutiérrez Merino

Escribir sobre la amistad no es tan fácil como pensé de primera intención. Aquí llevo más de una hora (sin contar los días) y solo miro el papel en blanco y me quedo muda. Se me ocurre que hay amistades que nos elevan y amistades que nos hunden. Así de simple. “Pero es que no puede ser tan simple, Marinés.”

Un amigo que te promete y no cumple, que predica la moral en calzoncillos, ¿es un amigo? Y alguna vez yo fui así. Pregúntenle a Charo. Una vez quedamos en ir a una actividad y ella preparo comuda, preparo maleta y me esperó. Yo no encontré cómo decirle que ya no deseaba ir y le di largas a confesárselo. ¡Qué mucho le dolió que yo no le dijera a tiempo! Es simple comunicar deseos o aversiones, pero en ese momento no lo hice y no fui una amiga que elevara… Peeero aprendí de esa experiencia que comunicar siempre es más importante para conservar una amistad y para demostrar aprecio.

En ocasiones he sufrido al otro lado de las promesas no cumplidas y esas experiencias también me han apoyado a crecer y a aceptar que mis amistades me van a querer como puedan y sepan. Sin embargo, aunque no deseo pedirle peras al olmo, reconozco que es agradable cuando me sorprenden con una acción inesperada.

Mis amigas no solo me despeinan de tristezas, también fomentan bienestar con una alegría compartida, alivian las cargas y reflejan éxitos. Mis amigos me apabullan de amor en ocasiones; de compasión en otras. Sufren mis dolores, escuchan mis quejas.

Yo, para aliviar las cargas que tengan mis amigos, este año prometo reducir las quejas al mínimo, aumentar las alegrías al máximo y compartirlas (que las alegrías siempre son livianas). Prometo soltar a los amigos que creía amigos (bueno, pero qué amigos ni qué amigos). Prometo ser amiga leal y compasiva. Prometo escuchar activamente a quien desee dos oídos amigos. Prometo comunicar amorosamente mis deseos. Y también prometo ser conmigo como soy con mis amigos y amigas queridas.

2 thoughts on “Amistades en los bolsillos

  1. No cambies… Eres perfecta.

    Quejate todo lo que quieras, también puedes llorar, puedes pataletear hasta el cansancio. También puedes reir.

    De todos modos, ahí voy a estar…

    Like

  2. Esto me ayuda a moverme hacia adelante de las pérdidas que he tenido de amigas que por una razón u otra ya no nos comunicamos.
    Es doloroso, pero es peor perder el tiempo en lidiar con los pensamientos.
    Gracias.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s